Conocenos

 

Esta es una invitación a abrazar la vida desde la integridad, tu sagrada plenitud, la felicidad y el agradecimiento. Saboreando todo lo que eres, aceptando todas tus partes, sabiendo perdonarte. Desde ese espacio en ti que sostiene tu verdad, tu esencia y la escucha interior. Confiando en tu puro potencial, dispuesta a aceptar el viaje de la vida tal como es, desde el amor.

 

Viajes de mujeres a India:
Mujeres viviendo sus sueños.

Son viajes para mujeres que quieren conocer la India de otra manera, desde una mirada distinta a la que ofrece el turismo habitual. La India es un estado de conciencia. Nos proponemos conocerla a través de nuestros ojos, desde la altura de nuestros ojos. También desde la amplitud de criterios, dejando nuestros prejuicios acerca del bien y del mal. Porque India es diferente de todo lo que conocemos: una cultura milenaria, una profunda sabiduría que invita a vivirla desde los sentidos.

Ir a India supone estar dispuesta a ver las cosas con otra mirada, y eso es lo que aportan las mujeres de todo el mundo que se unen para compartir la aventura, respetando la íntima vivencia de cada una. Las mujeres que vienen a nuestros viajes se abren a ser apoyadas y sostenidas por otras mujeres, tanto durante el trayecto como en el círculo y en la vida misma. Se exponen -en definitiva- a vivir un antes y un después, a conocerse un poco más gracias al espejo que representan las mujeres de India.

Dedicamos nuestros viajes a saborear la India: mediante meditaciones; clases de yoga y de cocina; visitando familias en sus propias casas; reuniéndonos con mujeres -una Maharani (reina), una campesina para hacer juntas el Chapati (pan)-; entrevistándonos con un Guru (maestro); colaborando con la gente que más lo necesita; participando en rituales; yendo al cine y al teatro; contemplando la naturaleza, el amanecer y la puesta de sol; visitando tribus; viviendo la experiencia que ofrecen los diferentes mercados; celebrando nuestros propios ceremonias y encuentros de grupo; viajando en los amplios y diferentes medios de transporte que ofrece India, desde el elefante, el Rickswha, el tren, el camello, el barco… En suma: viviendo la esencia de India.

En la India siempre suelen preguntar: ¿Es tu primera visita a India? ¿Cuántas veces has visitado el país?

Yo hace mucho que he dejado de contar… Pero te aseguro que, para mí, visitar la India es siempre una primera vez.

Sé que el país me regalará un nuevo aprendizaje, que el continente seguirá siendo un misterio. La India -con todo el impacto que genera- cada vez me acoge como a un bebe en la cuna con su nana, abrazándome con el cariño de una madre, la Madre India. Esto es lo que significa la India para mí. La posibilidad de realizar los sueños de otras mujeres es un gran regalo que recibo de la vida.

“Cuando llegué a la pista de aterrizaje de Delhi, sentí el olor a humo, orina y excrementos, fruta podrida e incienso, supe que aquello era mi hogar. Desde ese momento, la suave ondulación de los brillantes saris, la forma curva de los cántaros de agua, el chili en las uñas de mis dedos, y el ritmo de la música de las calles, despertaban en mí algo que había olvidado hacía mucho tiempo. Al fijar mi mirada en las caras de los mendigos leprosos, los buhoneros persuasivos y los ricos bien aceitados, me invadió, de improviso, un sentido de ecuanimidad que no podía nombrar. De la única manera que podía expresarlo era decir que, de repente, sabía qué significaba ser una mujer. El ritmo más pausado de mi mente y una profunda relajación en los poros de mi cuerpo es una llamada que me conduce de las ambiciones de la vida diaria a una existencia más básica y fundamental, una llamada que me conduce a casa.”

El Cálido Aliento de la Dakini-El Principio Femenino en el Budismo Tibetano- Judith Simmer-Brown

 

Círculo de mujeres meditando

Este proyecto intenta crear un espacio común para meditar y compartir en grupo, apoyando a mujeres que quieren conocer o saborear la meditación. Que desean introducir la practica en la vida cotidiana, y buscan un sitio donde estar acompañadas en la experiencia vivida...

Volvemos a encontrarnos alrededor del fuego… mujeres sabias que somos todas, tal como han hecho nuestras madres ancestrales, compartimos un espacio dedicado solo a nosotras, donde apoyarnos la una a la otra. Una ocasión para regenerar nuestras energías y profundizar el sentirnos en casa. Para volver a ser parte de algo más grande de lo que somos cada una. Para valorar nuestro poder, nuestra intimidad y nuestro amor incondicional.

 

Reuniones abiertas a toda mujer, para compartir una meditación en grupo.

 

Nos encontramos en el silencio, el contacto sin palabras, sin necesidad de explicarlo todo, solo desde el sentir. Para apoyar y ser apoyada, ser sostenida por otras mujeres y poder sostener a otras mujeres, sin pedir a cambio nada, solo ser escuchada, solo ser.

El círculo de mujeres meditando es una manera de ofrendar nuestro pequeño aporte al mundo, al cambio en la forma en la que nos comunicamos, desde el respeto a nosotras mismas y al mundo en el que vivimos.

La meditación es la herramienta que usamos en nuestros círculos, buscando la quietud dentro de nosotras, ese lugar intimo que observa sin juzgar, que busca unirse con el vacío, para generar algo nuevo, una transformación, una quietud, un profundo agradecimiento y un nuevo empezar.

Se trata de compartir un viaje, eligiendo vivir la vida y el día a día inspiradas en la pasión y la abundancia. Se trata de conectar con nosotras mismas, de cultivar un estado de conciencia tranquila- abriendo nuestro puro potencial- alineado con el propósito de nuestra alma.

 

“El círculo es el lugar donde, en una atmósfera de iguales, por el simple hecho de estar presente puedes aprender. Un círculo digno de confianza tiene un centro espiritual, un respeto hacia los límites y una poderosa capacidad de transformar a las mujeres que lo constituyen. Si quieres cambiar algo de tu vida, te ofrecen una base de operaciones donde lanzarte e intentarlo. En un ámbito patriarcal, un círculo de iguales puede ser como una isla donde hablar y reír libremente”

El Millonésimo Círculo, Jean Shidona.

 

“Si bien Oriente ya lo tenía en consideración desde hace mucho tiempo, en Occidente cada vez nos vamos volviendo más conscientes de que lo que pensamos va ‘creando’ en cierto modo la realidad que vivimos, a cualquier nivel; y también de la importancia de mantener este pensamiento conectado con la última Realidad que somos, bien permaneciendo en silencio, bien reflejando, en su actividad, nuestra conciencia más profunda. La experiencia común de aquellos que practican habitualmente este tipo de meditación u oración es que ayuda mucho a ir adquiriendo la conciencia constante de nuestra Realidad última, y nos mantiene despiertos a esta Realidad, presente en todo lugar y en todo momento: como si nos volviésemos el Testigo silencioso y eterno de nuestra - y toda- realidad creada.”

Esteve Humet Camino hacia el Silencio

Tali Reshef Yehudai 

¿Quién soy? Es la pregunta que me hago cada día. Con cada paso de la vida se me revela una capa más. Soy mujer, madre, hija, hermana, compañera, amante y un ser humano con pasión por la vida. Por mis experiencias, mis vivencias y llevada por la vida, me dedico desde hace tiempo- al principio sin saberlo- al empoderamiento de la mujer. Mi camino ha empezado por mi propia búsqueda, mirándome al espejo; aprendiendo de mis preguntas, debates, pesares, éxitos, derrotas, tristeza y felicidad. Aprendo del círculo alrededor del fuego, de las mujeres con las cuales comparto mi camino.

Mi camino ha empezado con mi llegada al mundo, y se ha revelado con la partida de mi madre. Es entonces cuando busqué un contacto más profundo con mi parte femenina, quise entender qué significa para mí ser mujer. Desde entonces me he rodeado de mujeres del mundo, he sido guiada, he aprendido, he caminando por la vida, experimentando con gratitud y dejándome llevar.

Hoy en día me dedico al empoderamiento de la mujer. Lo hago organizando y acompañando viajes de mujeres a India, viajes que marcan -también para mí, cada vez- un antes y un después en la vida. También a través de los círculos de Mujeres Meditando que ofrezco en Barcelona, en los cuales compartimos entre mujeres un momento de silencio y aprendizaje, donde saboreamos todo lo que somos y aprendemos juntas a abrazar y amar la vida.

 

Trayectoria profesional:

He obtenido un B.A. en Dirección de Teatro, en la Universidad de Tel Aviv, y un M.A. en Comunicación Audiovisual y Publicidad, en la Universidad Autónoma de Barcelona. Tengo experiencia como profesora de teatro, drama, medios de comunicación y publicidad en diferentes instituciones. Y larga trayectoria como facilitadora e instructora de círculos de mujeres. Me he graduado en el curso Self Marriage Ceremony con Dominique Youkhehpaz. Y la formación del Templo de la Mujer, por Awaiking Women Institute, por Chameli Ardagh. Hace más de quince años, he creado con mi pareja una empresa en el ámbito del diseño y la artesanía originaria de la India. De ello, ha surgido mi gran pasión por ese país y mí iniciativa, Mango Shape: El empoderamiento de la mujer mediante viajes de mujeres de todo el mundo a India. En España ofrezco Círculos de Mujeres Meditando, talleres del Templo de las Mujeres, así como diferentes talleres, retiros, encuentros, charlas sobre el empoderamiento de la mujer y presentaciones de los viajes.

 

¿Por qué en la forma de un mango?

Es un diseño o dibujo estampado con forma de gota de agua curvada. Una forma similar a la mitad del símbolo del Yin-Yang o la hoja de un árbol Bozai de India y la forma del mango. En la religión zoroastrismo es el símbolo de la vida y la eternidad.

En la India, hay tantas variedades de mango: mango es la forma de un Tika, la forma del cuerpo femenino y también la forma de OM... Todas estas expresiones simbolizan la profunda idea del proyecto. El verde es el color de la naturaleza, la renovación y frescura.

 

Tel : + 34 649 495 273

info@mangoshape.com

Comentarios cerrados.