Agenda para Abril 2020

El Momento Presente

Este momento contiene el todo; el miedo, el no saber, el canto del pájaro, la tristeza, el rayo de sol, y un tiempo compartido entre familia. Tengo en mi, la capacidad, de abrazar este preciso momento, con la plenitud que se me ofrece. Con su belleza, con su alegría y con mi frustración. Lo acepto tal como es.  


“La vida es bella y significativa... siempre y cuando puedas darle a todo su lugar, y vivir la vida como un todo. Entonces nos convertimos en su conjunto dentro de nosotros mismos.”

Etty Hillesum

Comparto contigo una meditación, de nuestros encuentros de mañana. Conectarnos en momentos de Cuarentena. Este espacio, es donde nos nutrimos, donde volvemos a valorar la vida. Y a elegir de ver las cosas, desde otra manera. Juntas, apoyando la una, a la otra.
Eres Bienvenida.
Cliquea sobre la imagen para entrar.

Mujer de Esperanza,

Este tiempo puede ser un regalo, si elegimos, vivir con plenitud, cada momento presente. Este mismo instante que estamos viviendo, también es una ofrenda. La vida nos ofrece espacios, para darnos cuenta del camino que hemos hecho. ¿Cómo actúo frente a este momento? ¿Cómo gestiono mis sentimientos? ¿Como lo vivo en mi cuerpo, y lo expreso? Entonces, llega mi capacidad de ver más allá. De valorar la llegada de la primavera. El cambio del significado tiempo, en estos días… En donde ya no hay prisa. Todo esto es una oportunidad para cada una de nosotras, a crecer. A darnos cuenta del camino que hemos hecho, recordando de donde he llegado.

 

Me asombro, frente a nuestra capacidad como mujeres, de adaptarnos a esta nueva realidad. Un momento no vivido nunca antes. Nuestra manera de reinventarnos, desde nuestra infinita creatividad. Lo hacemos juntas, inspirándonos en la belleza de nuestra Madre Tierra. Nutriéndonos de su sabiduría, del espejo que nos ofrece. Del cielo azul, de un nuevo renacer. Escuchamos su mantra… Sigue haciendo camino, eres ser de luz, estas protegida. Confía. Tu esperanza es el aire que enciende la hoguera palpitante del espacio vasto, de tu corazón. Entonces, siento mis raíces profundamente enraizados en lo más profundo del vientre de la tierra. Soy la roca sólida. Me nutro del vasto paisaje dentro de mi, en lo más profundo de mi corazón. No se que he hecho pero este parrafo modifique sus espacios... 

 

Hace ya más de dos semanas que nos encontramos por las mañanas, en el círculo, a través de zoom. Sí, esta manera de encontrarnos es nueva y diferente para nosotras. Pero, esto no nos impide, cada mañana levantarnos y presentarnos frente al altar de nuestro corazón espiritual. Dispuestas a recibir un nuevo día juntas. Desde una amplia apertura, a volver a bailar al ritmo de la vida. Sintiendo nuestras emociones, dándonos espacio a expresarlas y experimentarlas. Cada día de nuevo. Aprendiendo, con cada paso, aceptar lo que es, y elegir, amar la experiencia. 

 

No se que haría yo sin el círculo. Ahora lo entiendo más que nunca. Frases que salían de mi cuerpo, porque las sentía… Ahora toman significado. En el círculo virtual, conectamos, tejemos los hilos de este gran mandala, juntas. Cada una de nosotras, desde su casa, sentimos la energía, que creamos. Nos emocionamos, conmovemos las emociones a través de nosotras, las canalizamos. Convirtiendo nuestro veneno, en medicina, para todo el universo. Nos sentimos cerca, abrazadas por el círculo, recogidas y seguras. Creamos un espacio sagrado, compartido, vivo y bello. Gracias mujeres Diosas por todo esto y mucho más. El círculo es mi hogar, seré agradecida a este tesoro siempre, me amolda, cada dia de nuevo.

 

Estos son días de un profundo desafío. Muchos de nosotros estamos atravesando, momentos difíciles. Gente enferma, gente muriendo, personas conocida o familiares. Otros con dificultades económicas. Es un momento que nos pide mucha compasión, por nosotras mismas, por la familia que nos rodea, o por la gente que lo necesita. Y por otro lado, se nos pide quedarnos en casa, por el bien de todos. Con un firme llamado a quedarnos tranquilas, en paz, nutrirnos y cuidarnos. Te invito a rezar, a recitar mantras, a abrir tu corazón y aquietarte en tu propia serenidad y calma. Toma refugio en el amplio pasiaje, dentro de ti...

En este tiempo, nos encontramos por medios electrónicos. La mayor parte de los encuentros no tienen coste, y son a la voluntad. La intención es que toda mujer pueda ser parte, más allá de la situación económica que está experimentando. Este espacio lo creamos juntas, y su propósito es, que puedas ser parte. El círculo es nuestro contenedor, es hacia a donde venimos a nutrirnos, a ser apoyadas, a compartir el regalo que somos. A sostener el espacio, la una a la otra. Y así seguirá siendo, siempre. Cualquier persona interesada en practicar la generosidad y dar, desde su voluntad, por los encuentros del círculo u otras sesiones que ofrezco. Lo puede hacer a través de una transferencia. Al final de las actividades, puedes encontrar los datos bancarios.

En estos días usamos todos nuestros medios para lidiar con esta situación que estamos viviendo. Para la mayoría de nosotros, también causan dificultades financieras. Asegúrate de que tu ofrecer coincida con tu situación actual y que no sea una carga para ti. El propósito de los encuentros es hacer que sea más fácil sobrellevarlo, no más agobiarte. La idea de practicar la generosidad y la voluntad, es encontrar el camino intermedio, que te permitirá realizar cualquier actividad que desees, con alegría y un corazón ligero. Inclino mi cabeza ante ti, agradezco profundamente, con todo mi corazón, tú ofrecer.

 

Observo con mucho más tiempo y espacio. Frente a mi casa, desde mi pequeño balcón, el florecer de las plantas, las primeras hojas del árbol. La zanahoria en una de mi gran macetas, creciendo, orgullosa de su color verde brillante. La primavera ha llegado, en toda su grandura. Ahora solo la puedo observar de mi pequeña terraza. Y para mi esto ya es mucho, un universo completo. Cada mañana miro las nuevas flores blancas, en los árboles. De repente veo y oigo nuevos pájaros, que han bajado de la montaña, a una ciudad vacía y al mismo tiempo tranquila. En cada instante, encuentro un nuevo tesoro, que la vida me ha regalado. Para agradecer profundamente, para dar las gracias, por este preciso momento, gracias.
 

Cuando tu logras la paz y la felicidad, comienzas a lograr la paz para todo el mundo. Con tu sonrisa, con la respiración consciente, tu comienzas a trabajar por la paz en el mundo. Sonreír no es sólo sonreír para ti misma; tu sonrisa cambiará el mundo. Entonces, cuando practicas la meditación, si tan sólo disfrutas de un instante, si logras un poco de serenidad y felicidad interior, le ofreces al mundo una base sólida para la paz. Si no hay paz en ti, ¿cómo puedes compartirla con los demas? Si no comienzas a trabajar por la paz en ti, ¿dónde comenzarás a hacerlo? Sentarse, sonreír, mirar las cosas y verlas realmente, estas son las bases del trabajo por la paz.” Thich Naht Hanh

Quiero cerrar la agenda hierro la agenda-sacar con palabras de Eckhart Tolle. Un mensaje que nos invita aprovechar este tiempo, esta vivencia, como una gran oportunidad, de ir hacia adentro. Para profundizar nuestra práctica, poniendo unos fundamentos sólidos, para que nos puedan sostener, firmemente, también en momentos tan extremos como el que estamos viviendo ahora.

Te envió paz, serenidad, salud y sanación. A ti, a tu gente cercana, a tu familia y a todo el universo. Bellos momentos contigo misma, en este aire de confusión y cambio. A continuación, una poesía para ti, de Santa Teresa de Ávila. Un rezo que te puede sostener, en estos momentos de tiniebla. Tenlo presente contigo, por la mañana cuando amaneces, a lo largo de tu día, y por la noche, antes de dormir. Para que te recuerde, la belleza y la magia, de la vida.

 

Confiando en la sabiduría del ciclo de la vida, contigo.

Namaste,


 

Poesía Para ti

Nada te turbe,
Nada te espante,
Todo se pasa,
Dios no se muda.

La paciencia
Todo lo alcanza;
Quien a Dios tiene
Nada le falta:
Sólo Dios basta.

Eleva el pensamiento,
al cielo sube,
por nada te acongojes,
Nada te turbe.

A Jesucristo sigue
con pecho grande,
y, venga lo que venga,
Nada te espante.

¿Ves la gloria del mundo?
Es gloria vana;
nada tiene de estable,
Todo se pasa.

Aspira a lo celeste,
que siempre dura;
fiel y rico en promesas,
Dios no se muda.

Ámala cual merece
Bondad inmensa;
pero no hay amor fino
Sin la paciencia.

Confianza y fe viva
mantenga el alma,
que quien cree y espera
Todo lo alcanza.

Del infierno acosado
aunque se viere,
burlará sus furores
Quien a Dios tiene.

Vénganle desamparos,
cruces, desgracias;
siendo Dios su tesoro,
Nada le falta.

Id, pues, bienes del mundo;
id, dichas vanas,
aunque todo lo pierda,
Sólo Dios basta.

Santa Teresa de Ávila